+

-

SOBRE LA DEGENERACIÓN MACULAR
ASOCIADA A LA EDAD (DMAE)

DMAE seca y atrofia geográfica (AG) son términos sinónimos utilizados para describir la forma avanzada seca de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), que es una de las principales causas de ceguera en todo el mundo.1,2

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad de la mácula, la cual está localizada en la posterior del ojo y permite tener una visión nítida. Es una de las causas más comunes de pérdida grave de visión en los países occidentales industrializados. Una cuarta parte de los europeos mayores de 60 años están afectados por la DMAE, ya sea en fase precoz, intermedia o avanzada.7

La mácula y lo que ocurre cuando envejece

La mácula es la zona de la retina con la mayor densidad de fotorreceptores. Estos son células sensibles a la luz que convierten los estímulos luminosos que llegan a la retina en señales eléctricas.12

El gran número y la densidad de los fotorreceptores en la mácula permiten la alta resolución de esta parte especializada de la retina. Los objetos que enfocamos se proyectan allí, las señales de la imagen se convierten en impulsos eléctricos y se transmiten al cerebro a través del nervio óptico.12

A lo largo de nuestra vida, la alta energía de la luz afecta a la mácula. La luz es procesada y transmitida por los fotorreceptores y este proceso produce residuos.11 Estos residuos deben eliminarse a tiempo para no interrumpir el proceso de la visión. Sin embargo, esta carga de trabajo afecta al tejido. Con el paso de los años, se acumulan sustancias, como proteínas y grasa formando lo que llamamos drusas. Las drusas se desarrollan porque las células responsables de eliminarlas ya no pueden hacerlo con la suficiente rapidez. Las drusas se depositan bajo los fotorreceptores, lo que hace que se éstos se degraden y mueran con el tiempo. Cuando esto ocurre, tiene lugar la denominada Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).13

La mayoría de las personas están afectadas por una DMAE precoz o intermedia, pero aproximadamente el 2 % de las personas con DMAE están afectadas por una DMAE avanzada, que se analiza en las siguientes secciones.

Existen dos formas de degeneración macular avanzada asociada a la edad: seca y húmeda8

Existen diversos trastornos oculares que afectan a la mácula en la parte posterior del ojo, la región central de la retina. Se denominan colectivamente "degeneraciones maculares". Dado que esta enfermedad ocular afecta principalmente a las personas mayores de 65 años, también se denomina degeneración macular asociada a la edad, en definitiva, DMAE.

La DMAE avanzada, que incluye tanto la DMAE seca como la DMAE húmeda, se considera la principal causa de ceguera en los países industrializados.1

Alrededor del 40 % de los casos son DMAE avanzada seca, mientras que el 60 % son DMAE húmeda.7

Alrededor de 5 millones de personas en todo el mundo están afectadas por la forma avanzada de la DMAE seca.9

La DMAE seca y la DMAE húmeda son manifestaciones diferentes de la DMAE avanzada. Un ojo con DMAE seca también puede desarrollar naturalmente DMAE húmeda, y viceversa.17


Siguiente vídeo: Formas avanzadas de degeneración macular asociada a la edad

En la retina, millones de fotorreceptores (células sensibles a la luz) y otras células nerviosas transforman los rayos de luz en impulsos eléctricos que se envían a la corteza visual del cerebro para hacernos ver lo que vemos.12

Siguiente vídeo: Cómo funciona la visión

Una mirada más de cerca a la DMAE avanzada seca

La característica que mejor predice la posibilidad de desarrollar la DMAE avanzada seca son las drusas de gran tamaño o confluentes (que fluyen o se fusionan), ya que más del 95 % de los pacientes con estas características desarrollan DMAE avanzada seca.13

Las drusas son características clave para los sistemas de clasificación, ya que permiten clasificar la DMAE en función de su presencia y gravedad.17

En la DMAE avanzada seca suelen aparecer primero puntos ciegos fuera del campo visual central. A medida que la enfermedad avanza, el campo de visión central se ve afectado, lo que finalmente conduce a la ceguera.5 La DMAE avanzada seca también se denomina atrofia geográfica. El nombre de atrofia geográfica se refiere a las regiones de atrofia, los puntos ciegos, que parecen un mapa para el médico que los examina, de ahí este término.10


Las etapas de la DMAE avanzada seca o atrofia geográfica

Las etapas de la DMAE avanzada seca o atrofia geográfica.

Copyright © 2021 Apellis Switzerland GmbH. Todos los derechos reservados.


Aunque el crecimiento de la lesión en la DMAE avanzada seca puede parecer que avanza lentamente, la progresión de la enfermedad suele ser constante e irreversible.9

Lo que el paciente puede ver:
A medida que las drusas en la retina se hacen más grandes y numerosas, pueden oscurecer o distorsionar la visión, especialmente al leer. A medida que la enfermedad empeora, las células sensibles a la luz de la mácula acaban muriendo y pueden producirse puntos ciegos en el centro de la visión e incluso perderse de la visión central.

Una mirada más de cerca a la DMAE húmeda

La DMAE húmeda o neovascular es la otra forma avanzada de DMAE. La DMAE húmeda es la forma más común y más agresiva de la DMAE avanzada. Es responsable de la mayoría de las deficiencias visuales graves y la pérdida total de la visión central en pacientes con DMAE avanzada.

¿Qué ocurre en la DMAE húmeda?

La principal diferencia entre la DMAE seca y la DMAE húmeda es cómo afectan a la mácula. Mientras que la DMAE seca está asociada con el adelgazamiento y la desecación de la mácula, en la forma húmeda de la degeneración macular se produce el crecimiento de vasos sanguíneos anormales bajo la retina y la mácula. Estos nuevos vasos sanguíneos pueden sangrar y perder líquido, lo que hace que la mácula se abulte o se levante de su posición normal, distorsionando o destruyendo la visión central. En estas circunstancias, la pérdida de visión puede ser rápida y grave.

A diferencia de la DMAE avanzada seca o GA, existen tratamientos disponibles para la DMAE húmeda.

Lo que el paciente puede ver:
Los vasos sanguíneos crecen por debajo de la mácula. Estos vasos sanguíneos pueden filtrar sangre y líquido en la retina.La visión se distorsiona de modo que las líneas rectas parecen onduladas. También pueden aparecer puntos ciegos y la pérdida de la visión central. Con el tiempo, estos vasos sanguíneos y su hemorragia pueden formar una cicatriz, lo que conduce a la pérdida permanente de la visión central.

Recursos y enlaces útiles


Referencias:

  1. Gehrs KM, et al. Ann Med. 2006;38(7):450-471.
  2. Fleckenstein, M. et al. The progression of geographic atrophy secondary to age-related macular degeneration. Ophthalmology 125, 369–390 (2018).
  3. Sivaprasad S, et al. Ophthalmol Ther. 2019;8:115-124
  4. Kaszubski P, et al. Ophthalmic Res. 2016;55(4):185-193
  5. Boyer, D. S., Schmidt-Erfurth, U., Van Lookeren Campagne, M., Henry, E. C. & Brittain, C. The pathophysiology of geographic atrophy secondary to age-related macular degeneration and the complement pathway as a therapeutic target. Retina 37, 819–835 (2017).
  6. Young, R. W. Pathophysiology of age-related macular degeneration. Surv. Ophthalmol. 31, (1987).
  7. EURETINA. Retinal Diseases in Europe. PDF file. Accessed Apr. 29, 2021.
    https://www.euretina.org/downloads/EURETINA_Retinal_Diseases.pdf
  8. Age-Related Macular Degeneration: Facts & Figures. Bright Focus Foundation. Accessed Apr. 29, 2021. https://www.brightfocus.org/macular/article/age-related-macular-facts-figures
  9. Wong WL, et al. Lancet Glob Health. 2014;2:e106-116.
  10. What is Geographic Atrophy? Bright Focus Foundation. Accessed Apr. 29, 2021. https://www.brightfocus.org/macular/article/what-geographic-atrophy
  11. Ardeljan, D. & Chan, C. C. Aging is not a disease: Distinguishing age-related macular degeneration from aging. Progress in Retinal and Eye Research (2013) doi:10.1016/j.preteyeres.2013.07.003.
  12. Bear, M., Connors, B. & Paradiso, M. Neuroscience: Exploring the Brain (Third Edition). Library (Lond). (2006) doi:10.1007/BF02234670.
  13. Bonnel, S., Mohand-Said, S. & Sahel, J. A. The aging of the retina. Exp. Gerontol. (2003) doi:10.1016/S0531-5565(03)00093-7.
  14. Pennington, K. L. & DeAngelis, M. M. Epidemiology of age-related macular degeneration (AMD): associations with cardiovascular disease phenotypes and lipid factors. Eye Vis. 3, (2016).
  15. Patel PJ, et al. Clin Ophthalmol. 2020;15-28

EU-GA-2100003

Este sitio utiliza cookies para almacenar información en su ordenador.

Algunas de estas cookies son esenciales, mientras que otras nos ayudan a mejorar su experiencia proporcionando información sobre cómo se utiliza el sitio. Al hacer clic en "Acepto", acepta las cookies necesarias, analíticas, sociales y de marketing. Puede cambiar sus preferencias para cada tipo de cookies.